Senda del Cabo Peñas (PR AS-25)


Apropiada para senderistas     Apropiada para familias con niños    
Comunidad Autónoma: Asturias    Provincia: Asturias
Zona: Costa Central
Población: San Juan de Nieva    Municipio: Gozón
Tipo de recorrido: Sólo ida    Recorrido: 16 km    Desnivel: 377 m.    Tiempo: 5 horas
Dificultad: Baja      Señalización: Señalizada
Época recomendada: primavera, verano, otoño, invierno

 

Descripción de ruta:

La ruta se inicia en el faro de San Juan de Nieva. El faro se encuentra  en el extremo oriental de la ría de Avilés, y desde él se disfruta una excelente panorámica de la cercana playa de Salinas y de la costa occidental con la Isla La Deva y el Cabo Vidio.

Junto al faro se encuentra un cartel indicador de la ruta y tras él sale la pista que nos llevará siempre hacia el este, donde aguarda el Cabo Peñas. La pista se dirige hacie la Punta Focada y llega luego al pueblo de Nieva (35), donde existe la interesante ermita de San Juan, en las inmediaciones de la Playa de Xagó. La ruta baja a la playa y la cruza entre las dunas de lado a lado de forma paralela a la orilla. Como en casi toda la ruta, en la playa proliferan los cruces de caminos y bifurcaciones, pero el trazado a seguir toma siempre dirección este. Además de las dunas, en la larga Playa del Xagó existen un par de lagunas interiores que son hábitat de multitud de especies de limícolas.

La ruta sube hacia la Punta Llampero, donde existen unas edificaciones que corresponden al antiguo teleférico para el transporte de minerales. Unas veces por pista otras por sendero (y en otras zonas del recorrido por asfalto) el trayecto nos asoma a las playas más hermosas de la ruta (3h. 30); son las playas de Verdicio (Playa de Aguilera, Playa de Carniciega, Playa de Verdicio). Localidad hasta la que se llega tras salir a la carretera.

A partir de ahora la ruta se aleja un poco de la costa hasta llegar, evitando los abruptos acantilados de Punta Ferrero, hasta las pocas casas del pueblo de Ferrero (4h. 30).

La bien visible silueta del Faro de Cabo Peñas, indica que la presencia cercana de los famosos acantilados. En efecto queda muy poco para llegar al faro pero de nuevo antes de llegar la pista sale a la carretera. Por asfalto se llega hasta la explanada de tierra que sirve de aparcamiento, que cruzamos dejando el faro a nuestra izquierda para llegar hasta el fabuloso mirador (donde se encuentra un bar en el que seguro hay turistas pero también algo que comer y beber tras la ruta). De cualquier forma el espectáculo natural es sublime. Extremando las precauciones al asomarnos al acantilado, podemos ver la cueva que hay en la parte inferior de este espolón rocoso junto a una pequeña e inaccesible playa.

El sendero no termina en el mirador, sino que continúa hacia el este para bordear el peñón por la derecha y observar el precioso tramo de costa que hasta ahora no podíamos apreciar. Si el día acompaña, también se observa sin dificultas las elevadas siluetas de los Picos de Europa.

Prismáticos en mano, podemos avistar una gran cantidad de aves marinas que utiliza estos acantilados como hogar. En invierno el listado de especies aumenta con la llegadad de aves migratorias que utilizan la referencia del Cabo Peñas dentro de su ruta. En el Cabo y sus alrededores -pues muchas de estas aves descansan y se alimentan en las zonas de cultivo aledañas- encontramos diferentes especies de gaviotas (reidoras, patiamarillas, etc), cormoranes (grande y moñudo), paíño europeo, etc. Uno de los lugares preferidos para anidar y criar son los vecinos islotes de La Erbosa (izquierda) y Sabín (derecha).

El Cabo Peñas es el promontorio acantilado más emblemático del Principado y sin duda uno de los más significativos del litoral cantábrico, no sólo por ser uno de los puntos más septentrionales de la costa del norte de España (y el más septentrional de Asturias), sino por sus valores ecológicos. El Cabo Peñas está catalogado en virtud de su importancia medioambiental como Paisaje Protegido y dos son lugares que cobran mayor relevancia en este aspecto: las dunas de la Playa del Xagó y los acantilados del Cabo Peñas. Ambos lugares, por los que pasa la ruta, están protegidos como Monumentos Naturales y representan ecosistemas bien diferenciados: el primero supone un magnífico ejemplo de dunas eólicas costeras, y el segundo la manifestación perfecta de la acción erosiva del oleaje marino, hábitat perfecto de gran cantidad de aves marinas residentes e invernantes.

 
www.wikirutas.es