Lago de Isoba (PR-LE 17)


Apropiada para senderistas     Apropiada para familias con niños    
Comunidad Autónoma: Castilla y León    Provincia: León
Zona: Valle del Porma
Población: Puebla de Lillo    Municipio: Puebla de Lillo
Tipo de recorrido: Ida y vuelta    Recorrido: 12 km    Desnivel: 525 m.    Tiempo: 4 horas
Dificultad: Baja      Señalización: Señalizada
Época recomendada: primavera, verano, otoño, invierno

 

Descripción de ruta:

Esta ruta nos lleva desde Puebla de Lillo hasta el Lago de Isoba, de origen glaciar, pasando por el robledal de Polvoredo y por unas antiguas minas de talco.

 
Iniciaremos nuestra ruta en Puebla de Lillo, saliendo del pueblo por la carretera que lleva hacia Cofiñal y Puerto de Tarna. Tras pasar la estación de servicio, encontraremos el comienzo de la ruta cien metros más adelante, en un camino de uso forestal que sale a nuestra izquierda.
 
Ascendiendo progresivamente, llegaremos a una pradera rodeada de bosque, en la que nuestra pista desaparece, pero volveremos a encontrar el camino si bordeamos la pradera por la izquierda.
 
Poco más adelante nos adentraremos en el robledal de Polvoredo, y enseguida encontraremos una bifurcación en el camino, donde debemos coger el camino de la izquierda. Luego seguiremos llaneando a través del bosque durante un kilómetro y medio, aproximadamente.
 
Una vez que hayamos atravesado el bosque, nuestra pista termina en un alto, con buenas vistas hacia el valle. Desde este punto debemos continuar por una senda que sigue al borde del bosque, atravesando una empinada ladera con varias minas de talco abandonadas.
 
Después de unos 500 metros descendiendo la ladera por esta senda, llegaremos de nuevo a un camino, que cogeremos hacia la derecha, bordeando el montículo de Castiltejón. Después de unos 400 metros encontraremos otra bifurcación, en la que cogeremos el camino de nuestra derecha.
 
Un poco más adelante cruzaremos el cortado de La Foz por un tramo empedrado excavado en la roca. Una vez pasado el cortado encontraremos las antiguas minas de talco. Las atravesaremos y buscaremos el sendero que avanza por la falda de la Peña Los Niales, evitando coger una pista más ancha a nuestra izquierda, que nos llevaría hasta la carretera.
 
Después de aproximadamente un kilómetro, nuestro sendero acaba repentinamente en una pista de tierra, por la que ascenderemos hasta llegar a un pequeño repecho desde el cual podremos ver el lago de Isoba, al que llegaremos continuando por nuestra senda.
 
El regreso lo haremos por el mismo camino.
 
 

 
www.wikirutas.es