Vuelta al Calar de la Osera y al Barranco del Ciervo


Apropiada para senderistas    
Comunidad Autónoma: Castilla La Mancha    Provincia: Albacete
Zona: Sierra del Segura
Población: Paterna del Madera    Municipio: Paterna del Madera
Tipo de recorrido: Circular    Recorrido: 14.3 km    Desnivel: 518 m.    Tiempo: 4 horas
Dificultad: Media      Señalización: Señalizada
Época recomendada: primavera, verano, otoño, invierno

 

Descripción de ruta:

   Hemos de dejar el vehículo en  "el empalme", que es el cruce de la carretera que viene de Paterna del Madera -a 5 kms-, en dirección a Vianos y Alcaraz (a la derecha) y al Batán del Puerto y Riópar (a la izquierda). Comenzamos a caminar en dirección suroeste, observamos al frente las casas del Masegosillo, dejamos a nuestra espalda el Rincón de la Calera, a nuestra izquierda vemos la Cuesta de la Cebera -que conduce a El Encebrico- y al fondo vemos el Pico del Chorraero, al que nos dirigimos a través de una ancha pista forestal construida -casi en su totalidad- sobre el antiguo camino. Al poco de dejar el asfalto cruzamos el río de Las Hoyas y vamos ascendiendo una cuesta más pronunciada de la que traíamos. Al final de la cuesta se puede ver a nuestra derecha -sobre todo en invierno y primavera- el salto de agua que produce el arroyo de la Juanfría para vencer el desnivel, en un paraje en el que merece la pena detenerse y conocido como El Chorraero. Continuamos y en pocos metros nos encontraremos en La Juanfría, fuente de la que se nutre el pueblo y lugar de recreo y esparcimiento en el que se puede encontrar algo de fresquito incluso en el mes de Agosto. Aquí la pista se bifurca: el camino de la izquierda nos llevaría a la aldea de El Encebrico y el de la derecha a La Lagunilla y al pico del Almenara. Tomamos el de la izquierda. dirigiéndonos en dirección este, zigzagueando por el carril. A un kilómetro, surge del carril una senda que va a ascender en medio kilómetro al Calar de la Osera, para visitar la Cueva de la Osera, situada a poco más de 1.600 metros de altitud.

     Hemos de atravesar el calar por su cima, en dirección suroeste, observando una multitud de alturas a lo lejos en todas las direcciones. En poco más de dos kilómetros, podemos detenernos en la Piedra del Penas, un pequeño recuerdo y homenaje al que fue guía de nuestra Asociación de Amigos de Paterna del Madera e impulsor de la Red de Senderos Verdenace, Joaquín Muñoz Pozo "El Penas", en la que se pueden leer unos versos suyos: "Con esto no pido el sol / tampoco la luna entera / sólo que me entierren pido / donde vi la luz primera." Abandomanos el calar por la derecha para llegar a la Lagunilla, donde encontramos uno de los seis refugios que se habilitaron en la red de senderos.

   Tomamos el carril a la izquierda, para abandonarlo en unos 200 metros por la derecha, por un carril que asciende hacia el Puntal de Torca Raya, que seguimos casi dos kilómetros, hasta un giro del carril a la izquierda, que cambia el sentido y sigue ascendiendo haca la caseta de observación de Torca Raya. De frente, vista del Almenara y un barranco que desciende en dirección oeste. En plena curva, por la derecha, surge una senda que se dirige al Tejo Viejo, en dirección oeste, dejando el barranco a nuestra derecha, con una fuerte caída. Si seguimos la senda, en poco más de medio kilómetro podremos observar y admirar este milenario y majestuoso ejemplar de tejo.

 

            En otro medio kilómetro, llegamos a la Cocota del Barranco del Ciervo. Excelente mirador natural, desde el que podemos ver a nuestra izquierda, la caseta de Torca Raya; de frente el Almenara y a continuación, a la derecha, en la misma cuerda, la Piedra del Grito y la Peña de la Graja. A nuestra espalda, en dirección noreste, abajo contemplamos el Cortijo de Tortas, inicio y final de este sendero. Una vez contempladas las vistas y realizadas las inevitables -y recomendables- fotografías, regresamos por la otra ladera del Barranco del Ciervo, que vuelve a situarse a nuestra derecha, pues hemos efectuado un giro, para descender hasta su base.

 

            En casi ochocientos metros llegamos a la Fuente del Barranco del Ciervo, de purísimas aguas. En otros doscientos metros a la cruz de los barrancos, giramos a la izquierda, para llegar en unos seiscientos metros de nuevo al carril de las Hoyas, que nos va a regresar en dos kilómetros y medio al Cortijo de Tortas.  Desde el Cortijo de Tortas, regresamos por la CM 3216, a la derecha, hasta "el empalme". Es éste un magnífico sendero que, además de los atractivos mencionados, discurre junto a ríos y arroyos, cuyas aguas -con su rumor- van a deleitar al caminante.

           

 
www.wikirutas.es