Senda de los Acantilados de Langre


Apropiada para senderistas     Apropiada para ciclistas     Apropiada para familias con niños    
Comunidad Autónoma: Cantabria    Provincia: Cantabria
Zona: Costa de Cantabria
Población: Loredo    Municipio: Ribamontán al Mar
Tipo de recorrido: Ida y vuelta    Recorrido: 10 km    Desnivel: 120 m.    Tiempo: 2 horas
Dificultad: Baja      Señalización: Sin Señalizar
Época recomendada: primavera, verano, otoño, invierno

 

Descripción de ruta:

Senda costera que bordea los acantilados entre la playa de Loredo y la Playa de Langre. Destaca por sus vistas a la bahía de Santander y el resto de la costa, la belleza de sus acantilados, y la magnífica playa de Langre, con forma de media luna rodeada de altos acantilados.

 
 
Acceso:
 
Desde Santander, tomando la autovía en dirección a Bilbao, salimos por la CA-141 en dirección a Somo. Pasado Somo, tomamos la salida hacia Loredo, y allí estacionaremos en un aparcamiento al lado del camping Derby.
 
 
Descripción de la ruta:
 
Comenzamos el recorrido por una pista que bordea el Camping Derby por la derecha. Al llegar al final del camping, veremos que sale a nuestra derecha un camino particular, y a la izquierda una senda arenosa entre postes de madera, por donde continúa nuestra ruta.
 
Atravesaremos una zona de pinos y enseguida veremos una bifurcación del sendero. Tomaremos el de la izquierda, aunque en realidad estamos ante múltiples senderos que conducen al mismo sitio: la playa de los Tranquilos.
 
Siguiendo el sendero de la izquierda, descendemos hasta la playa. La atravesamos y salimos por un camino que encontraremos al otro lado. Por este camino llegaremos hasta un aparcamiento situado encima de la playa. Este aparcamiento también es un excente mirador para observar la bahía de Santander y la isla de Santa Marina, justo enfrente de nosotros.
 
Continuamos nuestra ruta por una senda que bordea los acantilados, pegados a los cercados de unas casas. Llegaremos a otro pequeño aparcamiento y continuaremos la senda pegada a la costa, atravesando verdes praderas.  A partir de aquí comienzan probablemente las vistas más bonitas de toda la ruta.
 
Nuestro recorrido continúa por la misma senda, siempre siguiendo los acantilados, hasta llegar a la playa de Langre. En realidad primero nos encontraremos con la playa conocida como "la Playa Pequeña", y tenemos que avanzar un poco más para llegar a la playa de Langre.
 
La playa de Langre es una magnífica playa con forma de media luna, con fina arena dorada y rodeada por acantilados de unos 20 metros.
 
Desde la playa llama la atención el "Pico de Langre", que es la punta de los acantilados por los que hemos venido, y que tiene una forma peculiar.
 
 
Esta es una ruta apropiada para hacer con bicicleta de montaña, y también para hacer con niños, pero siempre vigilando que no se arrimen a los acantilados.

 
www.wikirutas.es